Anuncios

Artículos

Qué es la deficiencia

De acuerdo con la Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM)[1] aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1980, una deficiencia es:

 

Deficiencia: “Pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica fisiológica o anatómica”.[2]

 

Después de los movimientos de reivindicación de los derechos de las personas con discapacidad a partir de la década de 1960,[3] la Organización Mundial de la Salud, ante el caos conceptual existente[4] trató de definir los términos discapacidad, minusvalía y deficiencia, tratando de incorporar las visiones que se tenían sobre este tema.

Se concluye que, aunque al día de hoy se encuentra este debate vigente, en dicha época la perspectiva del modelo médico-rehabilitador tuvo un peso muy importante en las definiciones elaboradas. Lo importante es señalar que existen deficiencias físicas, sensoriales e intelectuales, pero una deficiencia no significa discapacidad ni a la inversa: discapacidad no es la consecuencia directa de tener una deficiencia física, mental o sensorial. En resumen: discapacidad no significa deficiencia, física, mental o sensorial, cómo se verá a continuación. [5]

 

Ver: Definición de Discapacidad.

 

Qué es la Discapacidad

 

La definición de discapacidad realizada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, en el 2006 es:

 

Discapacidad: “La discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad,[6] en igualdad de condiciones con las demás.”[7]

 

Debe recordarse que históricamente, desde la década de 1980 los avances jurídicos al interior de la ONU fueron cobrando mayor fuerza con el objetivo de organizar y definir los derechos de las personas con discapacidad. Aunque no debe olvidarse que estos avances jurídicos y legales son innegables, a nivel nacional, en la implementación de políticas públicas nacionales, aún queda un camino largo por recorrer. Ek concepto de discapacidad y cómo las personas han reaccionado hacia las personas con deficiencias ha variado a lo largo de la historia.

 

Bibliografía:

 

  • Fernández Batanero, José María, coordinador, Atención a la diversidad en el aula de educación infantil, Madrid, Paraninfo, 2015.
  • Muñiz, Alejandro Emmanuel, Historia, discurso y género en la época contemporánea, México, 2017, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de filosofía y Letras, versión en línea <<http://132.248.9.195/ptd2017/enero/094261372/Index.html>>, [consulta: 12 de noviembre de 2017].
  • Naciones Unidas, Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo, Nueva York, 2006.
  • Organización Mundial de la Salud, International Classification of Impairments, Disabilities, and Handicaps A manual of classification relating to the consequences of disease, Ginebra, 1980.


[1] Organización Mundial de la Salud, International Classification of Impairments, Disabilities, and Handicaps A manual of classification relating to the consequences of disease, Ginebra, 1980.

[2] Fernández Batanero, José María, coordinador, Atención a la diversidad en el aula de educación infantil, Madrid, Paraninfo, 2015, p. 225.

[3] Muñiz, Alejandro Emmanuel, Historia, discurso y género en la época contemporánea, México, 2017, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de filosofía y Letras. P. 104, versión en línea <<http://132.248.9.195/ptd2017/enero/094261372/Index.html>>, [consulta: 12 de noviembre de 2017].

[4] De acuerdo con la autora “[una deficiencia] puede ser innata o adquirida, temporal o permanente, entre las que se incluye la existencia o aparición de una anomalía, defecto o perdida producida por un miembro, órgano, tejido u otra estructura del cuerpo, incluidos los sistemas propios de la función mental” y continua: “La deficiencia representa la exteriorización de un estado patológico y, en principio, refleja perturbaciones a nivel del órgano. Las deficiencias pueden catalogarse en tres grupos, si consideramos la salud como el estado de bienestar biológico, psíquico y social (OMS): 1) Fundamentalmente biológicas. Físicas, sensoriales y de carácter orgánico. 2) Fundamentalmente psicológicas. Deficiencia mental, trastornos de la conducta o de la personalidad. 3) Fundamentalmente socioculturales. La pobreza, la marginación y otros déficit sociales [sic]. En realidad, cualquier clasificación incluye las tres dimensiones, ya que en las personas se da lo biopsicosocial, hecho multifacético, que es la discapacidad.”, Mañas, Viejo Carmen, “Mujeres y Diversidad Funcional (Discapacidad): Construyendo Un Nuevo Discurso”, España, Feminismos, núm. 13, junio 2009, Universidad de Alicante, pp. 9 y 10.

[5] De hecho, en un sentido amplio dentro de la relación discapacidad-deficiencia, estudiosos señalan que existen muchas deficiencias, entre ellas del tipo sociocultural, como la pobreza, marginación, déficits sociales, etc. Ibídem, p. 9. Aunque este es un tema que no se tratará de momento en este tema de la discapacidad por cuestión de espacio.

[6] Es decir, puede ocurrir, incluso, que adquirir una deficiencia (física, mental o sensorial) no produzca discapacidad, dependiendo de las condiciones sociales, económicas, políticas, históricas, etc., del entorno en una sociedad concreta. De acuerdo con el historiador Muñiz Alejandro, existe una relación directa entre las condiciones sociales, económicas, políticas e históricas y lo que entiende por discapacidad. Muñiz, Ibídem, p. 87.

[7] Naciones Unidas, Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo, Nueva York, 2006.

Emmanuel Muñiz Alejandro es investigador, editor e historiador. Estudio en la Facultad de filosofía y Letras de la UNAM, la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica y tecnologías de la información.