Anuncios

Artículos

¿Quién ganaría la Tercera Guerra Mundial? Primera parte

Los recientes hechos internacionales, las sanciones contra Rusia, la guerra civil en Ucrania y en Siria, la lucha contra el ISIS, las tensiones entre China y Japón por la islas Doikaku nos hacen preguntarnos inevitablemente de la cercanía de una Tercera Guerra Mundial. Y si así fuera surge la pregunta: Quién ganaría la Tercera Guerra mundial: Estados Unidos o Rusia y sus respectivos aliados. Para el siguiente análisis especulativo, no consideraremos el uso de armas nucleares terminales ya que en dado caso de usarse no habría un ganador, sino que plantearemos un escenario de conflicto convencional y un escenario terminal para la civilización tal y como la conocemos.

La situación económica mundial

Las armas de guerra son objetivaciones materiales de la base económica de una sociedad. Un país no industrializado no será capaz de desarrollar un sistema de defensa propio ni en consecuencia una doctrina militar. Ello forzaría a distintos países a alinearse con los frentes bélicos en la confrontación final.

Este principio ha sido verdad desde los albores de la civilización. La base industrial y científica fue la que permitió a Alemania en un principio los éxitos de la Blitzkrieg de 1939 a 1942. Y a su vez, la más extensa base económica del URSS le permitió vencer a los alemanes desde la Batalla de Stalingrado y sobre todo en Kursk en la Segunda Guerra Mundial.

En la actualidad, la base económica de los Estados Unidos de América (E.E.U.U) se encuentra en franca decadencia, no se ha mostrado capaz de reiniciar un nuevo ciclo económico ya que el valor de la fuerza de trabajo se ha encontrado en contradicción con la capacidad de consumo. En consecuencia, su economía no se mostrará capaz de reactivarse. Peor aún, la única salida es el uso de fuerza de trabajo inmigrante. La repatriación de capitales productivos a los E.E.U.U para utilizar mano de obra local (que requiere mayor remuneración y por tanto menor ganancia). De hecho una salida a esta situación, al menos a corto plazo históricamente ha sido la guerra misma. Sin embargo, la situación ya no es la de 1939. De hecho, a corto plazo la hegemonía económica Occidental sólo podrá lograrla a costillas de sus aliados Japón y Alemania.

Por otra parte a pesar que Rusia sufrió un colapso económico tras la derrota histórica de la URSS su economía se muestra más estable. Si bien uno de los grandes defectos de la economía rusa es su dependencia a las exportaciones de petróleo y gas natural. De hecho, cómo ya lo hemos expuesto en otros artículos, parte de los motivos en la baja del precio del petróleo es precisamente el debilitamiento de Rusia y otros países contrarios a los intereses de Estados Unidos. Sin embargo, las sanciones contra ciertas importaciones y exportaciones rusas, está generando una situación semejante a la de América Latina tras la Primera Guerra Mundial, donde se hace necesaria una política de sustitución de importaciones, así parece que las políticas económicas rusas se encaminan hacia allá. En otros aspectos el rublo y el yuan están comenzando un respaldo en oro, lo que les permitiría una independencia monetaria internacional respecto al dólar. Un escenario más propicio para el desarrollo autónomo y la acumulación. Por su parte, la cercanía de Rusia con China hace más que probable la cooperación económica en diversos puntos estratégicos.

En corto plazo (0 a 5 años) la ventaja aún pertenecería a los E.E.U.U y sus aliados. Sin embargo, a mediano plazo (5 a 10 años) la ventaja comenzará a ser decisivamente de Rusia y sus aliados.

La situación internacional

En éste rubro, Estados Unidos y sus aliados, la OTAN y Japón engloban a los países más desarrollados, en particular los países de Europa Occidental. Pareciera que la suma de E.U, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia sería suficiente para derrotar a Rusia. Sin embargo, los aliados del país eslavo se encuentran las economías en mayor desarrollo, los así llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). En particular resultan trascendentales las alianzas con China, la India e Irán. Las reservas humanas se acercan a la casi la mitad de la raza humana. En cuanto a cantidad de recursos, una alianza internacional con Rusia llevaría la ventaja en todo momento.

El frente naval

Este es el principal punto de fortaleza de los Estados Unidos, ya que este país cuenta con 11 portaviones (tipo Nimitz) con todas sus escoltas, a ello habrá que sumar 12 naves de asalto anfibios (tipo Wasp) con todas sus escoltas. Entre los países de la OTAN, pueden poner en la marina de superficie hasta 17 portaviones. Una flota combinada difícilmente superable a corto plazo.

En su contraparte Rusia actualmente sólo puede alinear al portaaviones Admal. Kusnetzov, China al Liaoning, y la India al Vikramanditya, los 3 construidos en la URSS. No obstante, los 3 países se encuentran en un programa de rearme en la construcción de portaaviones pesados con todas sus escoltas.

No obstante Rusia (y posteriormente China) cuenta con una numerosa flota de submarinos que parce que seguirá creciendo, sobre todo en los modelos de propulsión anaerobia de una particularmente difícil detección. Esta sin duda será la principal arma ofensiva de los eslavos. Ello se debe a la estrategia naval defensiva de Moscú desde los días de la URSS que confiaba en la defensa por uso de los misiles de crucero. 

Los principales escenarios navales se concentrarían en el Mediterráneo, Mar del Norte, el Pacífico y el Índico. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos industriales, la ventaja continuará (aunque no por un margen tan amplio) siendo de los Estados Unidos y sus aliados, en caso de que Rusia se este preparando para la Tercera Guerra mundial.

Ahora puedes continuar con la segunda parte de este análisis: Quien ganaría la Tercera Guerra Mundial: Rusia o Estados Unidos. Segunda parte.

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones para distintos organismos gubernamentales y proyectos para el desarrollo económico.