Anuncios

Artículos

Relato: Licencia para soñar

No estaba pasando por un buen momento, acababa de cortar una relación de cuatro años, ella me dejó por su mejor amigo, o al menos eso creía, asta que les encontré acostados, desnudos, revolcándose. Me echaron del trabajo “no es nada personal, la crisis, no nos quedan opción” Una ruptura, despedido, a causa de ello, no podía concentrarme en mi carrera, quería ser policía, ayudar a quien lo necesitaba, y acabar con los psicópatas, como mis héroes infantiles, pero gran parte de mi vida se estaba desmoronando, mi carrera, no podía ser distinto, de ser un excelente estudiante, mis notas estaban bajando en picado, mis profesores, ya me estaban llamando la atención.

 

Como cuando era niño, cuando mi mundo  se desmoronaba, ya fuera en el divorcio de mis padres, o en la muerte de mi abita, ahora en mis problemas de adulto, mi refugio no ha cambiado, es mas, aun tengo la misma habitación de ese chiquillo de 12 años, de la misma forma, me acuesto sobre la cama, cierro los ojos y despierto, empiezo a soñar.

 

Yo era James Bond, Luke Skywalker, siempre soñaba que luchaba contra el mal, sueños galácticos, y coches fantásticos armas de marketing vendiendo un ideal, Yo quise ser un superhéroe Quise volar con lois lane por mi ciudad. Sueños comprados para inmolar la realidad.

 

Ya no era el niño de ayer, ya dejé la niño débil de ese entonces, pero en esos momentos de debilidad, me sentía igual, es que estoy convencido que ese niño jamás desaparece del todo, en mi caso voy a necesitar siempre una lincencia para soñar, para así poder recuperarme.

 

Y como ayer, empiezo a pensar y a maldecir, todo aquello que jamás haré y siento pena, con pesar acepto mi condena, he sido fácil de engañar, sigo maldiciendo tantas horas malgastadas, siento que mi vida está perdida, no hay marcha atrás.

 

A veces ignoro mi identidad, quien soy, adonde voy… me pongo a preguntar “si tanto esfuerzo vale la pena” Como cuando era niño no dejo de vivir de historias, con sueños de gloria en la memoria. Soy consciente que soy un idiota, debería dejar de soñar ya, pero es ahí cuando te das cuenta, que tu vida esta vacía, que se te ha olvidado asta pensar.

 

Ya tras largas horas de sueño, abro los ojos, vuelvo a realidad, o quizás no, porque como mis héroes, yo no soy real.

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.